¿Qué influencia tienen los ritmos biológicos en tu organismo?

¿Cuáles son los ritmos en un día de tu vida?

Cada órgano y tejido de tu cuerpo tiene su propio reloj biológico, y la desincronización entre ellos conduce a problemas de salud. Existen tres cronotipos que marcan tu ritmo de descanso, que tienen que ver con la producción de melatonina, una hormona que juega un papel importante en el sueño.

Todo en la tierra tiene un componente cíclico: el día, la noche, las estaciones, las mareas, los años. Los organismos vivos se adaptan a esos ritmos porque esas oscilaciones aportan orden, eficacia y ayudan a mantener un mejor ahorro energético. Los ritmos circadianos son ritmos de 24 horas que responden principalmente al día y la noche, y que tienen una incidencia fundamental en los ámbitos físico, mental y conductual.

En los mamíferos nuestro ritmo circadiano depende de 120.000 neuronas situadas en el núcleo supraquiasmático del hipotálamo, la zona del cerebro que gestiona mecanismos complejos de control como la temperatura, el hambre, la sed y el sueño.

Estas neuronas emiten señales eléctricas durante el día y se calman por la noche. Esto es lo que marca nuestro ritmo interno, un ritmo intrínseco que existe con independencia del exterior. Sin embargo, nuestro ritmo interior tiene que mantenerse sincronizado con los tiempos de luz y oscuridad, que varían cada día. Para ello nuestro organismo cuenta con el 3 % de las células de la retina que informan en cuanto a si en el exterior es de día o de noche, lo cual permite a las neuronas del núcleo supraquiasmático regularse cada día para mantenerse sincronizadas con el ritmo circadiano de 24 horas.

Hay unos 150 ritmos circadianos en nuestro organismo en marcha a lo largo del día, que afectan muy directamente a nuestra salud y bienestar. La alteración de estos ritmos va a generar trastornos metabólicos que a su vez incrementarán la propensión a la hipertensión, la obesidad o el colesterol alto. En personas con enfermedades crónicas el desajuste de estos ritmos provoca un mayor riesgo de recaída y empeoramiento.

RECURSOS PARA PROFUNDIZAR