¿Hasta dónde pueden la biología celular y la neurociencia ayudarnos a entendernos a nosotros mismos?

¿Qué significa tener una vida plena?

Todo en la superficie de la Tierra, en el interior del suelo y en la atmósfera está lleno de vida. Adoptar un estilo de vida saludable significa integrar persona-sociedad-planeta en un todo interrelacionado.

La tecnología ha permitido que estas dos últimas décadas se haya profundizado mucho en la comprensión de cómo funciona el día a día de todos esos pequeños seres celulares que componen tu organismo. Una de las cosas más asombrosas que se está observando es lo que algunos investigadores definen como inteligencia celular: la gran plasticidad de comportamiento, extraordinaria comunicación y capacidad de toma de decisiones individuales que presentan las células.

Observarte como hogar de esos miles de millones de pequeños organismos puede darte importantes claves sobre quién eres en una visión que llena de mística la biología. Los procesos que identificas como tu mism@, el pensar, sentir o soñar, se producen y toman sentido desde el punto de vista celular. El latido de tu corazón es el resultado de tus células cardiacas sincronizándose entre ellas, así como la sensación de sueño que te invade cada noche es un grupo de tus neuronas que se inhibe al llegar la oscuridad.

Si miras a tu alrededor, las personas, animales y plantas que te rodean son también comunidades celulares, y eso es solo la punta del iceberg, porque los seres unicelulares cubren todo lo que ves; llenan de vida hasta cinco kilómetros de profundidad en el interior de la tierra, e incluso la atmósfera y las nubes, que recientemente se ha comprobado que también están llenas de bacterias y otros microorganismos.

Sentirse parte de todo ese sistema tiene que ver con un estilo de vida saludable; hablar de salud y bienestar es hacer deporte, alimentarse y dormir bien, pero es también cuidar el entorno, la vida y las personas que nos rodean. Llenar tu vida de sentido, una de las cosas más saludables que puedes hacer, tiene que ver con apreciar y sentirse parte de toda esa inmensa vida que te rodea, abrirte a ella y ser más compasivo y amoroso.

RECURSOS PARA PROFUNDIZAR