¿Es posible cambiar lo que determinan nuestros genes?

¿Cómo puedes mejorar tu salud a través de la epigenética?

Los relojes epigenéticos están relacionados con la longevidad. . Los hábitos de los padres pueden dejar una huella a lo largo de varias generaciones a través de cambios epigenéticos.

El ADN es una gran biblioteca que contiene información sobre cómo hacer un ser vivo. Los genes son segmentos de ADN que se activan o desactivan para, en su mayoría, producir proteínas (moléculas grandes y complejas que desempeñan muchas funciones críticas en el cuerpo).

¿Qué es la epigenética? Hasta hace pocos años se pensaba que el ADN era muy poco moldeable y que los mecanismos de creación de proteínas estaban muy regulados por mecanismos intrínsecos a la célula. Desde principios del siglo XXI, y especialmente en esta última década, se ha producido una gran revolución al comprobarse que factores externos y relativos al estilo de vida influyen en la activación del ADN y la modifican en mayor medida de lo que se creía.

Los mecanismos epigenéticos se refieren a cómo se producen estos cambios que sin afectar a la secuencia de ADN son capaces de variar su expresión.

A partir de 2013 se comenzó a hablar del reloj epigenético, ya que se ha comprobado cómo el buen funcionamiento epigenético de la célula se correlaciona positivamente con la edad biológica —la edad funcional de las células—, que no siempre coincide con la edad cronológica —el número de años del individuo—. Se ha visto cómo las personas con mayor edad biológica de la que les corresponde por su edad cronológica tienen posibilidades de fallecer más temprano que las personas con una edad biológica menor.

Lo interesante es que es posible mejorar nuestra edad biológica, tal y como mostró un estudio de 2021, «Potential reversal of epigenetic age using a diet and lifestyle intervention: a pilot randomized clinical trial», en el que personas que siguieron un programa de ocho semanas que incluía una dieta adecuada, actividad física, relajación, probióticos y fitonutrientes redujeron su edad epigenética en 3,23 años.

RECURSOS PARA PROFUNDIZAR