¿Cómo se adapta tu cuerpo al dinamismo de la vida diaria?

¿Qué puedes hacer para mejorar tu capacidad de regular tu presupuesto energético?

Alostasis: en el terreno evolutivo, la adpatación es más importante que la constancia. El conocimiento de la capacidad de predecir del cerebro es una de las grandes revoluciones que han traído las neurociencias.

El medio ambiente celular admite poca variación. Sin embargo, nuestro entorno es tan sumamente cambiante, a veces tan agresivo y estresante, que nuestro organismo cuenta con toda una serie de mecanismos dinámicos de regulación alostáticos, que permiten al cuerpo predecir lo que pueda venir y prepararse de forma automática para afrontarlo. A nivel psicológico lo llamaríamos resiliencia.

Entre que tu cerebro recibe un input del exterior y lo procesa para reaccionar hay un desfase de entre 30 y 300 milisegundos. En este lapsus, lo que hace tu cerebro es predecir lo que va a pasar. En concreto, la red neuronal por defecto -una serie de regiones cerebrales interconectadas que están activas cuando el individuo mantiene una actividad de vagabundeo mental, y que disminuyen su actividad cuando se ejercen actividades perceptivas o motoras- parece que sería una de las principales responsables de esa capacidad de predicción, que hoy en día se está postulando como la actividad principal del cerebro.

Y es que es tu cerebro quien está construyendo tu mundo, el mundo que experimentas, que es el resultado de que a escala micro millones y millones de neuronas están conversando entre sí.

En realidad, tus neuronas están calculando el consumo de energía que va a llevar tu próxima respuesta al mundo. Y eso es lo que hacemos vamos a comer, cuando nos preparamos para dormir, cuando mantenemos relaciones con otras personas e incluso también cuando practicamos sexo, actividad que, por cierto, es una manera fantástica de recuperar el presupuesto corporal.

RECURSOS PARA PROFUNDIZAR